sábado, 16 de agosto de 2008

Fisuras


La dificil victoria, casi épica, de España sobre China encendió las alarmas en el conjunto europeo y último campeón mundial. La derrota, inesperada en mi caso, por 34 puntos ante USA terminó de desencadenar el conflicto entre la selección española y sus seguidores.
Nadie discute el talento individual de sus jugadores, jugador x jugador tal vez tengan, junto a los NBA, el mejor plantel de la competencia. Asi como tampoco nadie puede discutir la calidad como equipo desplegada en los últimos años, que los ha convertido en uno de los mejores equipos FIBA.
Lo cierto es que esta selección ha ido decayendo en confianza y juego con el correr de los partidos y ya no se los nota solidos como durante su preparación.
Calderón y Navarro no encuentran su lugar en el equipo, Ricky aun está un poco crudo para los juegos importantes, Garbajosa es una muy mala versión de lo que alguna vez fue (es lógico después de dos años de inactividad pero ¿para que llevarlo?) y los jugadores de roll (Gimenez, Mumbrú, Lopez) no están teniendo un buen torneo.
Como ya he dicho antes con Argentina, lo importante se verá a partir de los cruces y no tendrían que alarmarse, pero por ahora España sufre demasiadas fisuras para un equipo que aspira a todo. ¿Tal vez estemos viendo los efectos de la destitución de Pepu? ¿O los egos le estarán jugando una mala pasada a sus jugadores? El tiempo dirá la verdad.

5 comentarios:

Álvaro Martínez dijo...

Voy a ser menos tremendista:
- Capacidad de adaptación a un sistema de juego tan distinto como el de Aíto respecto al de Pepu. Hay jugadores que aún no se han adaptado al 100% a lo que pide el entrenador.

Ten en cuenta que Aíto y Pepu son dos importantes entrenadores, de esos que reconoces tanto en su ataque, como en su defensa. Aíto no puede venir y jugar como Pepu, porque Aíto no es Pepu.

Otro tema es el de Garbajosa, que físicamente no va a llegar. El problema es que no tenemos, hoy en día, a un sustituto que pueda estar al nivel de Pau, Marc y Felipe en la rotación. Y claro, a igualdad de condiciones, esperas que Jorge te aporte su experiencia.

Saludo

Lucas dijo...

Entonces tal vez esté ahi el problema. La destitución de Pepu, para empezar, a tan pocos dias del torneo (mas alla de las razones que haya presentado el presidente de la FEB) y la elección en su remplazo de un coach con un estilo totalmente distinto al de él.
Tal vez sea ese el principal causal de la falta de quimica en los jugadores.
Un abrazo Alvaro y gracias por pasar y dejar tu comentario.

Álvaro Martínez dijo...

De lo que tenías libre en ese momento en España (no se puede entrenar a la selección y a un equipo), Aíto era la única opción que tenía la Federación Española de Baloncesto para silenciar y calmar todo lo que sucedió con Pepu. Y todo esto siendo vox populi que Aíto está firmado por Unicaja y que dejará la selección tras verano. Es un apagafuegos, pero como tal, creo que lo está haciendo muy bien.

Que no era conveniente tirar a Pepu era algoq eu sabían hasta los miembros de la federación, así que imagínate hasta quñe puntoi debió llegar la situación para que se hiciese.

Un placer

Lucas dijo...

Gracias por tu aporte Alvaro (siempre bienvenido). Obviamente hay detalles que se me escapan por estar en esta parte del planeta.
Por supuesto que mi intención no es entrar en ninguna polémica, solamente opino desde mi rol de espectador.
Un abrazo!

costalgaraldals dijo...

dejando al margen lo de Aito, contra los Usa jugamos a su estilo, mucho 1 contra 1, ritmo alto, España no estubo en ningun momento en el parket.
Los bases no existieron, Calde no está a gusto, Ricky se le vió demasiado "tierno", y por no hablar de Raúl, se cascó unos tiritos que no veas.
Lo más preocupante, más incluso que lo de Garbajosa es el estado de Navarro, no está ni física ni mentalmente, PENA; y me duele decirlo, me dió el sábado, era una auténtica alma en pena, se arrastraba por la cancha, queria pero es que como más lo intentaba, peor le salia. Con todo esto ...vamos a pasar página, hay que ganar a Angola, si es de 30 mejor, y pensar solo en el primer cruze.