martes, 31 de marzo de 2009

Espil lo hizo de nuevo


Como en sus mejores tiempos en sus inicios de la Liga o inclusive con lo seleccion, Espil lo hizo de nuevo.
Quinto partido definitorio de la serie por la reclasificación entre Boca e Independiente, a todo o nada.
La posibilidad de Boca de salvar una temporada muy tumultuosa o morir en el olvido.
Boca levanta una ventaja de 14 puntos en el primer tiempo y llega promediando el ultimo cuarto en absoluta paridad. Comienza el show del tirador.
Como en los mejores tiempos de MJ (salvando las distancias), Espil se pone el equipo al hombro y juega y hace jugar a sus compañeros: 24 puntos en 10 minutos, 24 de los ultimos 30 de su equipo, para terminar con un total de 31 puntos, que le dieron la victoria al equipo xeneise.

No estoy descubriendo nada nuevo, pero es imposible no hacer mención a la vigencia de un grande como lo es Juan Espil. Muchos dudaron de sus condiciones o su integridad cuando emprendió su retorno a su pais natal, el, fiel a su estilo, les respondio en la cancha.

7 comentarios:

Básquet azul y oro dijo...

Un jugadorazo, y tiene 41... Sin él, no sé si Boca ganaba anoche.

Un abrazo!

http://basquetazulyoro.blogspot.com

Mo Sweat dijo...

¡¡ Pero que grande es Espil !!.
Eso es calidad, como Oscar "Mano Santa"; enchufándolas de todos los colores ya pasados los 40...

costalgaraldals dijo...

La calidad es una virtud que no se pierde y Espil está más que sobrado de ella... otro recital ¡¡¡

jr dijo...

Que se equivoquen los detractores.En Manresa tambie´n pensaban que no haría nada y de vez en cuando se marcaba partidos antológicos como el que nos narras. Dosificándle porque merece estar un par de años más "dando guerra"

drazgon dijo...

¡¡24 puntos en 10 minutos!! El bueno de Espil cuando pilla la plétora es de aquellos que no paran de anotar.
Larga vida a los tiradores natos!!!

Dr. Basket dijo...

Recuerdo que Espil se convirtió en una de mis debilidades después de verle jugar contra el equipo USA en Atlanta 96.

Increible el recital que dio aquel día.

Un tirador puro, de los que ya no abundan. Me alegro que siga dando guerra.

CAJÓN CUBANO dijo...

Ahora es mucho más que un tirador. En su etapa en Manresa, aparte de su puntería en el tiro, cuando salía a la pista era el 2º base del equipo y uno de los pasadores más fiables.